Proteína, post ejercicio

Por

Día a día son más las personas que se suman a buscar un estilo de vida saludable. Y eso conlleva no solo la práctica de algún deporte. Implica también poner atención en los alimentos que se consumen.

Ese es un detalle que no se debe pasar por alto. Primero, los alimentos constituyen el combustible del cuerpo; segundo, permite la recuperación tras una sesión de entrenamiento.

Al respecto, la licenciada Evelyn de Aguilar, experta en nutrición y alto rendimiento físico, explica que el esfuerzo físico implica un esfuerzo muscular que puede llegar a provocar una microlesión muscular. “Eso hay que recuperarlo. Lo que ayuda nutricionalmente a que el cuerpo lo haga es la proteína”, recalca.

¿Y qué son las proteínas? De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), las proteínas constituyen los principales componentes estructurales de las células y tejidos del cuerpo. Por lo que los músculos y los órganos están formados en gran medida por proteínas.

Las proteínas “son necesarias para el crecimiento, el desarrollo y el mantenimiento del cuerpo, y para reparar y reemplazar los tejidos gastados o dañados”, añade la FAO.

“La proteína es un nutriente esencial que forma nuestro cuerpo. Nosotros somos proteína, nuestros músculos, nuestra piel. Los mismos líquidos tienen proteína, los órganos están hechos de proteína”, explica la experta en nutrición. 

Y si bien el desgaste cambia entre personas y según la intensidad del entreno, De Aguilar reitera la importancia de poner atención al consumo de los líquidos, carbohidratos, minerales y a la proteína tras una sesión de entreno.

Cuando ocurre una mayor utilización de proteína, como en el ejercicio, mayor atención le debo poner”, explica.

El huevo, la gran fuente de proteínas

Diversos estudios señalan que el huevo es el “alimento proteico” por excelencia. Entonces, ¿debe consumirse luego de entrenar? ¡Claro que sí! Y si te preguntas por qué, Evelyn de Aguilar lo explica.

“El huevo está calificado como la proteína de mayor digestibilidad. La única que lo supera es la leche materna”, dice. Por tanto, el huevo es la opción porque la digestibilidad será mejor, la absorción de la proteína será mejor y por consiguiente la recuperación será estupenda. 

Sobre el tiempo para consumir la proteína, De Aguilar recomienda que se haga en los 30 minutos después del entreno cuando ha sido intenso, fuerte o largo. La experta señala que es una buena práctica, pero reitera que es necesario cubrir el requerimiento nutricional durante todo el día.

“De nada me sirve estar tomando proteína o ponerle atención a este punto y no desayunar, por ejemplo. Tiene que haber una lógica, un balance integral en la alimentación en el día para que la proteína en ese momento haga la función que espero que haga, que sea un recuperante”, explica De Aguilar