¡No descuides tus defensas!

Por

El virus del covid-19 continúa rondando nuestro día a día. Eso es más que claro. Y a ello hay que sumar muchas enfermedades infecciosas propias de nuestras regiones. Por ello es importante prestar atención a nuestra nutrición. Y en específico a los errores que cometemos y que impiden que tengamos unas defensas fuertes contra las enfermedades.

Para enfrentar este escenario no es necesario introducir alimentos exóticos a nuestra dieta. Basta con seleccionar adecuadamente lo que comemos. Y si lo que quieres es que tus defensas estén preparadas para la acción, qué mejor que dotarlas con los componentes de un superalimento. Sí, nos referimos a los huevos.

Afrontar el covid-19 u otras enfermedades pasa por tener un buen refuerzo de nuestro sistema inmunológico. Además de mantener las medidas de higiene y distanciamiento, claro. De acuerdo con la Sociedad Internacional de Inmunonutrición, llevar una dieta basada en antioxidantes ayuda a reforzar el sistema inmune.

En ese sentido, los huevos son ideales para aumentar la cantidad de antioxidantes y nutrientes través de buenos alimentos. Otro punto importante es dotar a nuestro cuerpo de los recursos para producir glóbulos blancos. Cabe destacar que estos “policías” del sistema inmunitario los obtenemos al comer alimentos con vitaminas en abundancia.

De acuerdo con el Instituto de Estudios del Huevo (IEH), el huevo contiene casi todas las vitaminas, salvo la vitamina C. Además de ello cuenta con minerales importantes como el hierro, el fósforo y el selenio.

Sobre la cantidad de huevos a ingerir, hay que recordar que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) recomienda consumir hasta dos huevos diarios. Esa cantidad es totalmente segura, sana y libre de riesgo para la salud humana. 

Diversos estudios han comprobado que el consumo de huevo permite que el cuerpo tenga una mejor absorción de la vitamina D, esencial para mantener un sistema inmunológico fuerte.

La International Egg Commission (IEC) recalca que la vitamina D ayuda al “funcionamiento normal del sistema inmunológico, que es la primera línea de defensa del cuerpo contra infecciones y enfermedades”.

“El huevo es una fuente inagotable de nutrición, que contiene la mayoría de las vitaminas, minerales y antioxidantes que necesita el cuerpo”, reitera la International Egg Commission (IEC).