No culpes al huevo…

Por

Comer huevo es seguro y saludable. De eso no nos cabe la menor duda. Es un alimento que ofrece infinidad de beneficios al cuerpo. Provee el combustible para el día a día. Además de poseer bondades de regeneración muscular. Y como nos ha comentado este mes la licenciada Carolina Figueroa, el huevo ayuda en los procesos postoperatorios.


Esto gracias a la albúmina que se encuentra en la clara, la parte blanca del huevo. La experta nos ha explicado que este componente ayuda al organismo a evitar la acumulación de líquidos que puede presentar el cuerpo tras someterse a un proceso quirúrgico.


Lo anterior nos lleva a un tema que hemos mencionado en textos anteriores, y nos referimos a la importancia de comer el huevo completo. Es decir, clara y yema. Ya no es momento de caer en mitos que han creado una mala imagen al huevo. Situación que ha llevado a que muchas personas no puedan recibir las bondades de la “cápsula vitamínica”.


Sobre los mitos, la licenciada Figueroa mencionó el relacionado al aumento del colesterol en sangre. Sobre esto fue clara: no se puede culpar al huevo. Es más, recalca que un caso de alza de colesterol se debe a toda una cadena de acciones que nada tienen que ver con los huevos.


La experta recalca que es un gran mito pensar que el colesterol del huevo elevará el colesterol en la sangre. Al respecto, el Instituto Europeo de Salud ha mencionado que tal aseveración no es más que un mito popular. El cual, añade, no tiene sustento con la realidad.


Figueroa explica que la yema de huevo ayuda a que se elimine el colesterol malo del organismo. La nutricionista ahonda más y señala que lo que te eleva el colesterol en la sangre es la grasa trans, las que no ayudan en la salud. A esto agrega el consumo de harinas refinadas, altas en azúcar, el consumo de alcohol que elevan las enzimas hepáticas del hígado y que están directamente relacionadas con elevación del colesterol.


Por ende, sentencia que no es el huevo el que genera el problema, sino una cadena de hábitos negativos en la salud y la manera de alimentarse.


Ya lo saben, cuiden la alimentación, creen hábitos saludables y no culpen al huevo. Hay que echar un vistazo a qué otros elementos conforman una cadena negativa para nuestra salud.
.