Javier Mojica, una promesa del bicicross salvadoreño

Por

A lo largo de la historia, El Salvador ha contado con grandes personajes que han destacado en distintas ramas de la vida. El deporte ha sido uno de esos escaparates donde los salvadoreños han demostrado que le ponen huevos a cada actividad que ejecutan. Y para eso no importa la edad. Quien le pone ganas a la vida lo hace desde temprana edad.

Un ejemplo de esto es Javier Mojica. A sus 7 años de edad ha demostrado grandes destrezas en el deporte. Específicamente en una disciplina poco común para nuestro país. Él es el actual campeón nacional de bicicross. Javi, como le llaman de cariño en su familia, es el monarca del ranking nacional en la categoría 7-8 años de BMX Freestyle.

Tiene poco más de un año de haber llegado a las pistas. Empezó en enero de 2020. Pero su amor por la bicicleta y la adrenalina ha ido en aumento. En este corto tiempo ha logrado dominar una disciplina que acaba de debutar en los Juegos Olímpicos de Tokio.

“La historia es que mi hijo está en el mismo colegio que mis sobrinos. Entonces, hay un niño que practica ahí, compañero del hijo de mi hermano. Y los invitó un día a que fueran a conocer la pista. Mi hermano me dijo que llevara a Javi. Me dijo “lo voy a llevar”. Nosotros no sabíamos nada. Entonces así fue como fuimos a parar a la pista de TexOps, que está carretera a Opico”, nos comentó Sonia Mojica, madre de este pequeño campeón.

De hecho, Javi tiene claro dónde quiere estar. Uno de sus referentes es la medallista olímpica Mariana Pajón, de Colombia. Y este pequeño jinete de bicicletas busca emular a su ídolo. Sueña en grande: quiere estar en unos Olímpicos representando a El Salvador.

Esto fue lo que conversó con ConHuevos.com:

¿Cómo empezaste en el mundo del bicicross?

Javier: La primera vez mi tío Byron me invitó a ese deporte. Esa vez no me fue tan bien porque me sentía solito. La segunda vez lloré, no quería entrenar, ya quería estar en mi casita. A la siguiente ocasión, mi papá me enseñó a andar. Y de ahí ya nunca pude parar en la pista.

¿Qué sientes cuando estás en la bicicleta?

Javier: Cuando estoy en una competencia, me siento nervioso. No pienso en nada, mi mente está tranquila. Solo pienso en la pista. En los entrenos estoy tranquilo. Solo cuando la pista está mojada pienso que muchos niños se caen. Ahí sí me da miedo caerme.

¿Cómo es tu rutina de entrenamiento?

Javier: Estoy los jueves en el velódromo y los viernes y sábados en la pista. En el velódromo entrenamos dos horas y en la pista lo hacemos tres.

Sonia: La pista está habilitada toda la semana, pero Javi entrena miércoles o viernes y sábado. Y el jueves por la noche entrena en el velódromo. Ahí hace velocidad y fuerza, que es algo que no puede hacer en la pista.

¿Qué es lo más difícil del bicicross?

Javier: Aprender a hacer el caballito. La idea es la velocidad y demostrar lo que tú puedes hacer. Por eso hay que saber hacer los trucos.

¿Cómo haces para llevar de la mano los entrenos y el estudio?

Javier: En general, tenemos clases de lunes a jueves en la tarde acá en la casa. Viernes no tengo clase en la tarde, me puedo vestir tranquilo. Como no tengo clase, me puedo ir más temprano.

Sonia: El colegio en el que él está usan una metodología donde no le dejan tareas para que en la tarde pueda practicar sus deportes.

¿Cómo fueron afectados los entrenos durante las cuarentenas?

Sonia: Los niños dejaron de ir como en marzo. Ahí se perdió toda la práctica. Luego fue hasta octubre que abrieron la pista. Y como es un deporte individual, van con sus cascos, su protección, habilitaron de nuevo la pista. Pero antes de eso pasaron un mes que se reunían en el Ecoparque El Espino a entrenar en su bicicleta de montaña. Fue de abril a agosto que no tuvieron nada de bicicleta.

¿En cuántos campeonatos has participado?

Javier: Solo en un campeonato. Son cinco fechas para un torneo, para pasar a la final. En diciembre del año pasado tuve mi primera competencia. Quedé en segundo lugar. Este año gané todas las fechas, quedé en primer lugar.

Sonia: El campeonato nacional solo es una fecha. Pero tuvieron que correr la final del campeonato y quien quedaba campeón de la quinta fecha, era automáticamente campeón nacional. Javi llevaba las cinco copas, ganó el primer lugar. Entonces, como la quinta fecha fue primer lugar, automáticamente fue el campeón. Pero si quedaba en segundo lugar en esa última fecha no iba a ser campeón nacional.

¿Qué significó ganar el campeonato nacional?

Javier: Me siento orgulloso porque fue algo por lo que estaba luchando por hacer. Ese fue mi sueño. Dicen que tal vez vayamos con la federación a los Panamericanos.

¿Qué significó ver a Javier ganar el campeonato nacional?

Sonia: Es una satisfacción, un orgullo, porque ves todo el sacrificio que hace este niño. Él no pierde sus entrenos. Prefiere ir a entrenar los sábados que ir a una piñata. Ver todo su sacrificio, sus entrenos, que viene tarde, cansado, lo llena a uno de satisfacción, saber que este chiquitín es el orgullo de la familia.

Javier es el primero en la familia que practica bicicross y es el primero en la familia que destaca en un deporte. Nos llena más de orgullo saber que existe alguien así en la familia.

¿Cuáles son los planes a futuro, dónde te gustaría competir?

Javier: Ya quisiera estar en las Olimpiadas. Mi sueño es llegar a los Juegos Olímpicos.