El huevo contra los procesos degenerativos del cuerpo

Por

Cuidar y fortalecer las defensas de nuestro cuerpo es sumamente importante. Y para lograrlo se requiere la combinación de una serie de elementos. Entre ellos, un lugar destacado lo ocupa el realizar una adecuada alimentación.

Al respecto, el nutricionista Luis Eduardo Hernández explicó la función que cumple el sistema inmunológico en nuestro cuerpo. “El objetivo del sistema inmunológico es detectar y prevenir el ingreso de cualquier tipo de virus, bacteria o agentes patógenos externos”, indicó.

Ante la consulta de cuáles son los beneficios de cuidar nuestras defensas, el experto en nutrición enumeró una serie de ventajas. En primer lugar, el nutricionista recalcó la principal y más básica es conservar la salud.

Para Hernández, la salud juega un rol importante ya que ayuda a prevenir cualquier tipo de enfermedades. El experto hizo hincapié en que una buena salud ayuda a estar un paso adelante ante enfermedades degenerativas y enfermedades crónicas no transmisibles.

El huevo al rescate

Hernández explica que el huevo se presenta como un superalimento cuando de aumentar las defensas del organismo se refiere. Razón por la cual debe ser introducido en la dieta diaria de las personas. El experto menciona que más allá de ser barato y tener versatilidad en su preparación, el huevo puede ser involucrado en todo el ciclo de vida de los seres humanos.

Al respecto, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) detalla que, a partir de los seis meses de edad, un bebé necesita otros alimentos que aporten los nutrientes necesarios para su crecimiento y fortalecimiento.

Hasta esa edad la leche materna es el único alimento que un bebé necesita. Empero, UNICEF recomienda que desde los seis meses se introduzcan huevos duros triturados como parte de la alimentación complementaria.

Sobre ello se ha manifestado también la International Egg Commission (IEC). La organización expone que los huevos representan una parte “saludable, nutritiva y asequible de la dieta de las personas en todas las etapas de la vida; incluidos los adolescentes en crecimiento, las mujeres embarazadas y lactantes, los ancianos y los lactantes”.

Hernández reitera la necesidad de consumir el huevo completo, es decir la clara y la yema. Para que no se deje engañar por los mitos que tanto daño han hecho a la imagen de este superalimento.

«En la yema hay muchas vitaminas y minerales, es una grasa muy saludable (…) tanto la yema como la clara tienen una alta cantidad de nutrientes, tantas vitaminas liposolubles, vitamina A, D y E, y el fósforo, selenio, hierro y zinc”, expone.

“La acción antioxidante de algunas vitaminas y los bioelementos del huevo ayudan a proteger a nuestro organismo de procesos degenerativos como el cáncer, diabetes y otras enfermedades crónicas no transmisibles”, sentenció.